El emblema de TOUS: la historia de un osito joya que tiene cien años

Rosa Tous sostiene un Oso Tous

El documental Oso: la historia de un icono, fue estrenado el 25 de septiembre como parte de la programación del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Y es que solo hacer referencia a cien años, no solo se trata de dar una cifra redonda para celebrar, sino que está envuelta en una larga historia que la marca desea que sea contada. La historia de Tous trata de un relato que encuentra sus inicios en 1920 de la mano de sus dos grandes protagonistas que se desarrollan en medio de su consolidación como firma emblemática de joyas, un oso y una familia.

Esta es una historia que engloba a un icono, el oso, y fue posible apreciarla el pasado 25 de septiembre en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Los primeros momentos de esta icónica marca de joyería y complementos están situados en Manresa, en lo que entonces era el taller de relojería de Salvador Tous Blavi.

Cuando el primer relevo generacional toma su turno, se pone el negocio en manos de su hijo Salvador Tous Ponsa y de su esposa Rosa Oriol Porta, quienes deciden darle un cambio al negocio con piezas de joyería de creación propia.

Con el tiempo, la marca fue consolidándose como un referente, primero en Cataluña y unos años más tarde a nivel internacional. Paulatinamente, el negocio de joyas llegó a diversificarse y se extendió hasta bolsos, gafas, perfumes, textil y hogar, mientras que poco a poco se fue incorporando al negocio Rosa, Alba, Laura y Marta Tous y en 2008 se produce el tercer relevo generacional.

Pero no fue, sino hasta el nacimiento del oso TOUS que llegó a marcarse el punto de inflexión en la firma de este modo lo señala Marta Tous, icono que desde su origen se ha considerado el símbolo de la marca: “A nuestra madre, creativa e inquieta, le gusta mucho viajar y en una feria en Milán vio en un escaparate de juguetes un oso de peluche y pensó que a quién no le gusta tener algo para abrazarse por la noche, tener un osito de peluche.

Entonces pensó ¿cómo puedo hacer que este sentimiento se pueda transmitir a través de una joya? Por eso nació el osito, para que la gente pudiera llevarlo transmitiendo ese sentimiento. Mi madre se puso a trabajar con el maestro joyero para alcanzar algo muy sencillo, muy simple, con líneas muy fáciles, porque los primeros osos se cortaban a partir de planchas de oro, uno a uno.

Y aunque el simpático animal llegó en una colección en la que también había niños, estrellas, corazones, flores y hasta un elefante, el oso adquirió un éxito inmediato y vino para quedarse.”

Inicialmente, el modelo fue llamado Sweet Dolls, y se continúa fabricando en oro, al que se le han sumado otros materiales: plata negra, plata vermeil rosa, con diamantes, con zafiros, con cristal de murano y con piedras naturales. Además de este diseño en 2D, se ha evolucionado hasta contar con versiones en 3D, las llamadas Costura y Sketx, y un modelo hueco, el llamado Hold.

Indudablemente el oso pasó a ser la imagen más visible de la marca de joyas accesible, aunque desde Tous afirman que sólo es utilizado en el 50% de las colecciones (se hacen 30 colecciones al año), saben que es un emblema, un icono que ha hecho una marca y que, como todos los iconos, cuenta con su legión de partidarios y detractores.

Related Post