El ingenio artístico en la ciencia dental y bucal a través de la tecnología

Los expertos de la clínica dental infantil Ana echeverria odontopediatría aseguran que se ha demostrado que el desarrollo de las ciencias y los conocimientos dependen casi directamente del avance de la tecnología que se presenta a un ritmo indetenible, especialmente a nivel de la medicina odontológica.

De esta manera es posible asegurar que se ha progresado mucho más en los últimos 50 años que durante los miles de años que lleva la evolución humana en campos relacionados con la ingeniería industrial, la inteligencia artificial o los materiales deportivos.

En el caso de la medicina, resulta una frase acuñada que «se ha avanzado más en los últimos 25 años que en los últimos 25 siglos», y es que exactamente desde los comienzos de la «medicina racional» en Grecia; se puede afirmar en gran medida lo mismo para la odontología y la estomatología.

Se ha multiplicado la capacidad de una clínica dental niños para afrontar compromisos odontológicos y, sobre todo, ello se ha universalizado. En nuestros días, es posible brindar solución a un número importante de problemas bucodentales, donde muchos de ellos eran imposibles o impensables de solventar hasta hace algunas pocas décadas, y además pueden hacerse de un modo previsible, en casi cualquier lugar de los países occidentales y a un costo asumible.

Resulta relevante el número de profesionales que sabe hacer las cosas, e incluso llegan a hacerlas bien sabiendo el motivo por el que las realiza de esa forma convirtiéndolo en una técnica, que es resultado último en una cadena científica de base, dejando se ser un mero acto.

Es algo común en medio de las conversaciones informales de los cursos, congresos o quizás otras actividades científicas, oír afirmaciones como: lo hago y funciona, aunque no tengo ni idea del por qué, o: aunque no tenga alguna base, hago que funcione. Tan solo por mencionar algunas. Esta se trata de una realidad que los llega a situar cerca del empirismo, alejando al especialista de lo que debe ser la ciencia.

Y es que de ninguna manera se puede ni se debe entender la disciplina bucodental distante de la medicina, dejan claro los profesionales de odontopediatria barcelona.

Más allá de la cambiante relación administrativa y docente entre las dos, que llega a remontarse a más de un siglo y medio y de que se ha mantenido hasta hoy en día, resulta evidente que la dentistería ha llegado a ocupar todos los aspectos que guardan relación con la boca (estudio de sus componentes en estado sano y enfermo, y las formas de enfermar, curar y prevenir).

De la misma manera en que lo han hecho otras especialidades a través de un órgano, sistema o aparato determinado. En la profesión dental el centro neurálgico ha de ser la terapéutica, mientras que el resto de factores son complementarios sin dejar de ser importantes.

Con la llegada del progreso tecnológico se construyeron enormes posibilidades aunque no deja de ser imprescindible también el hecho de que ahora somos más dependientes y probablemente menos ingeniosos, creativos y artistas del oficio. Trasladar esto a tan solo números resulta imposible, aunque sí es asumible realizar una aproximación hacia dicho desafío.

Related Post